Abrimos nuestra cocina,
para ver y ser vistos